PRESENTACIÓN

Un poco de historia

A finales de los años cincuenta la iglesia española caminaba entre el recelo de unos por los cambios que se aventuraban con la próxima celebración del Concilio Vaticano II y la ilusión porque los nuevos vientos supusiesen un generoso florecer vocacional. En esta misma tesitura se encuentran los Agustinos Recoletos. Desean construir en España un gran seminario menor con capacidad para 600 niños y adolescentes.

El 1 de octubre de 1961 abre sus puertas el “Seminario Nuestra Señora de la Consolación” con los primeros 120 muchachos. En 1966, dado que las previsiones no se habían cumplido y que el despertar industrial de Valladolid con la implantación de Fasa Renault hacía que aumentase la demanda de plazas escolares, se decide abrir las puertas a alumnos externos y se contratan los primeros profesores laicos. Este cambio trae consigo también el cambio de nombre. El Seminario pasa a llamarse “Colegio San Agustín”. El alumnado va creciendo hasta llegar a superar con creces los dos mil quinientos alumnos en la década de los ochenta y principios de los noventa.

Con el cambio de milenio se producen cambios importantes. El Equipo Directivo apuesta por adecuarse a los nuevos tiempos: bilingüismo, intercambios con Estados Unidos, Francia y Alemania; instalación de medios audiovisuales y acceso a internet en todas las aulas.

Además de las adecuaciones pedagógicas el Colegio no es ajeno al descenso en el número de religiosos que imparten clases o con responsabilidades directivas. Desde mediados de los años noventa los laicos van tomando cada vez más protagonismo en el claustro y en el Equipo directivo. El año 2009 supone un punto de inflexión importante en la historia del Colegio con el nombramiento de un director titular, agustinos recoleto, y un director general laico.

Por último, en octubre de 2015, el Colegio fue elegido por Microsoft como uno de sus Showcase School (centros de referencia) en España debido a la implantación con éxito de tecnología en sus aulas y por una metodología basada en la innovación pedagógica, convirtiendo al Colegio en uno de sus seis centros referentes en toda España.

Carácter propio y PEI

La nuestra es una oferta educativa agustiniana. Es fácil dejarse llevar por el ambiente e implementar solamente las nuevas tecnologías y arrinconar la identidad. No basta con el saber técnico. La sociedad necesita cada vez más de personas que hayan labrado su dimensión interior, aunque sea de forma somera. Esa es una tarea fundamental que ha de asumirse. En ella se condensa la misión evangelizadora de la educación y la razón de ser de la enseñanza concertada.

El Carácter propio de los Centros educativos agustinianos no es un reglamento ni tampoco un Proyecto educativo. Pretende ser el eje esencial del quehacer educativo del Centro y cartelera donde se marcan los valores que especifican la pedagogía propia. Marca un camino y una línea de meta, es un itinerario desde un ideal a una esperanza realizada.

Identidad

Cada una de las Escuelas, Colegios o Universidades en las que los Agustinos Recoletos desarrollamos nuestra acción educativa es:

  • Centro Educativo: Apuesta por la formación integral de la persona en diálogo con el contexto social y cultural mediante una enseñanza personalizada para que el alumno adquiera hábito de trabajo y espíritu dinámico transformador de la sociedad
  • Católico: Además de la Enseñanza religiosa escolar, promueve el diálogo fe-cultura; la vivencia personal y la celebración comunitaria de la fe; la transmisión de los valores y actitudes evangélicos.
  • Agustiniano: Invita a encontrar a Dios en la experiencia personal y el progreso de la ciencia en una ambiente de cercanía y fraternidad en el que profesores y alumnos se sientan felices de caminar juntos y satisfechos con su tarea constituyendo una auténtica unidad en la diversidad. Todo ello con las ventanas bien abiertas a las necesidades de la humanidad y del mundo.

Amor y Ciencia

Amor y ciencia, es decir, Aprender a ser y a compartir es enseñar a pensar y a amar. De esta forma nuestra educación sintoniza con la sociedad actual y con las demandas del mundo contemporáneo. Nuestra acción docente y educativa se inspira en una propuesta coherente de valores y expresa una vivencia de actitudes. Queremos que nuestros alumnos no sólo aprendan a pensar y a hacer, sino también a ser y a compartir. De acuerdo a los valores agustinianos, consiste en:

  • Educar en la amistad, la comunidad, la justicia y la solidaridad, para aprender a amar y compartir.
  • Fomentar la interioridad, la verdad y la libertad responsable para aprender a ser.

Nuestro Colegio tiene como escudo el corazón, el libro y la llama. Los Agustinos Recoletos asociamos esta simbología al pensamiento de San Agustín y, especialmente, a su pedagogía: Aprender a ser y a compartir es enseñar a pensar y a amar. El libro y el corazón, el amor inteligente, la verdad que hace relación al amor, y el amor que hace relación al corazón.

Tres ejes del Proyecto educativo agustiniano

  • Conocimiento: El “corre que te pillo” agustiniano entre la persona y la Verdad. Esta búsqueda-encuentro habitúa al alumno a un aprendizaje continuo.
  • Voluntad: Motivar y acompañar al alumno para que libremente vaya construyendo su personalidad.
  • Amor: Intentar que los alumnos descubran y hagan vida la famosa sentencia del santo de Hipona: Somos lo que amamos.

Para lograr estos fines:

  • Educamos basándonos en valores humanos y religiosos.
  • Ofrecemos una enseñanza personalizada.
  • Trabajamos las inteligencias múltiples.
  • Fomentamos la inteligencia emocional y moral.
  • Pretendemos que la familia se implique y colabore en el proceso educativo de su hijo.
  • Intentamos que las familias se relacionen entre ellas para lograr una gran familia entre la comunidad educativa.

Seis valores agustinianos

  • Interioridad: Actitud fundamental en la que se opta por las capacidades del mundo interior de la persona, en un contexto marcado por la superficialidad y la dispersión. Se expresa por medio del recogimiento, la reflexión, el silencio y el realismo.
  • Verdad: Hallar la Verdad, en medio del relativismo, dignifica al ser humano como Imagen de Dios. Se expresa a través de la autenticidad, la honradez, la humildad y la sinceridad.
  • Libertad: Romper ataduras y dependencias. Ser capaces de elegir y asumir un proyecto personal y social en cada momento. Se expresa especialmente en la responsabilidad y la coherencia.
  • Amistad: La amistad busca ser uno con el prójimo hasta llegar a tener una sola alma y un solo corazón dirigidos hacia Dios. Se expresa en la confianza, la confidencia, la fidelidad y la entrega.
  • Comunidad: En el reino de la individualidad mostrar una actitud que busque aunar, que lo común prime sobre lo propio. Se expresa en el diálogo, la comunicación, la aceptación, la acogida, el compartir.
  • Justicia Solidaria: Frente a la injusticia y la exclusión social, promover y llevar a la práctica el mensaje del Reino a través de la misericordia y la decidida opción por los excluidos.

Comunidad educativa

La Entidad titular, los profesores, los alumnos, los padres y madres, los tutores legales, el personal de administración y servicios y el personal colaborador, constituyen la comunidad educativa. Estamos convencidos de que la persona se enriquece al darse a los demás. En esta línea, la integración plena y la participación en la vida de la comunidad educativa es un elemento de identificación con el Carácter propio de nuestro Colegio. Un proyecto que será viable y estimulante en el Colegio si cuenta con la confianza y la colaboración del mayor número posible de personas.

  • Aspiramos a que la comunidad educativa llegue a constituirse en auténtica comunidad cristiana, caracterizada por una responsabilidad activa en la opción por un proyecto de personal según el Evangelio y según nuestra identidad agustiniana.
  • Deseamos que la comunidad educativa participe responsablemente en los órganos colegiados que se establezcan.
  • Cuidamos con esmero las relaciones interpersonales entre comunidad religiosa agustino recoleta, familia, educadores, alumnos y personal colaborador, como medio básico para la eficacia de nuestra labor educativa.

Los Educadores son parte fundamental de la comunidad educativa. Se responsabilizan de un modo directo de promover y animar la acción educativa global del Colegio en coherencia con el carácter propio. Para lograr la educación integral de los alumnos están inmersos en un proceso de formación permanente.

Alumnos y alumnas son los verdaderos protagonistas de su propia educación y participan, gradual y responsablemente, en el desarrollo y crecimiento de la comunidad educativa. Tienen derecho a que la actividad escolar les ofrezca ocasiones de crecer y madurar en todos los aspectos de su personalidad.

Padres, madres y tutores legales: “Es un gran deber engendrar una criatura, alimentar a un recién nacido, educarlo y guiarlo hasta la juventud”, reconoce san Agustín[1]. Padres, madres y tutores legales son “los primeros y principales educadores de sus hijos”. Queremos que participen en el Colegio activamente, facilitando y asegurando la educación integral de sus hijos. Además, contribuyen a mantener y actualizar el tipo de educación que han elegido y que el Colegio les ofrece.

Además, la estructura y el funcionamiento del Colegio requiere la colaboración de otros miembros que no están directamente relacionados con la enseñanza. El personal de administración y servicios contribuye a la buena marcha de la comunidad educativa y aporta su colaboración tanto a la Entidad como a los demás miembros del Colegio.

[1] San Agustín, Comentario a los Salmos 51, 7.

< <
> >
X
Visítanos en FacebookVisítanos en TwitterVísítanos en Delicious