Aula Agustiniana de educación


“Educar con pasión renovada. Nuevas preguntas- nuevas respuestas”

El pasado 3 y 4 de febrero los agustinos celebramos el vigesimoquinto Aniversario del Aula Agustiniana, una iniciativa genial nacida al amparo de la educación agustina y cobijada, con mimo y orgullo, por directores, profesores y especialistas en San Agustín, para ir respondiendo, día a día, a los nuevos retos que presenta la educación.

La charla inaugural corrió a cargo de Santiago Insunza, que presentó la trayectoria formativa de estos veinticinco años de convocatoria, que ha constituido un aporte significativo a la formación de casi 12.000 docentes agustinianos de los colegios de España.

La primera conferencia la presentó D. Juan María González-Anleo Sánchez, que explicó las numerosas variables del abanico axiológico de la juventud de hoy, distante y diferente a la juventud de ayer. Dejó preguntas que no tienen respuestas cortas, pero que hay que responder en largas distancias. ¿Quién educa a nuestros jóvenes? Los adolescentes actuales son hijos de la crisis. No tienen ningún problema moral, luego tienen un problema con la moral… A un niño le educa toda la tribu. Tal vez encontremos aquí cifrada la respuesta…

En la segunda y tercera ponencia, la Hna. María del Mar Sánchez Izuel, del Colegio de Montserrat, nos ha presentado un recorrido descriptivo de la transformación de un colegio con sus implicaciones y consecuencias. El proceso se basa en cuatro transformaciones cuidadosamente diseñadas, ejecutadas y evaluadas que les han ayudado a obtener los objetivos que se trazaron. El currículo, metodología y evaluación; el rol del profesor y del alumno; la organización del tiempo y del espacio en un colegio y los espacios de aprendizaje. Ha quedado muy claro que no puede haber eslabones sueltos. Un proyecto educativo de calidad implica a todos los miembros de la comunidad en permanente proceso de formación y actualización.

Por último, D. Francesc Torralba nos deleitaba con el tema “Educar para la belleza en un mundo necesitado de estética”. Fue desgranando la noción de belleza y de estética, y la relación de la belleza con la bondad. San Agustín y los grandes pensadores occidentales han vinculado ambos conceptos hasta llegar a identificarlos entre sí. Su exposición rica y sugerente ha ido desglosando la relación de los binomios belleza y unidad, belleza y verdad, belleza y gratuidad, belleza y trascendencia. San Agustín exhorta a los educadores a no hacer de los alumnos un costal, sino una fuente, porque la educación no consiste en llenar de conocimientos o conseguir que memoricen interminables conceptos. Se trata de sacar lo mejor de sí mismos que aún no ha surgido. Porque educar no es domesticar, ni uniformar, es acompañar con respeto en el descubrimiento de la verdad, la bondad y la belleza que nos corresponden para que podamos crecer como personas y como creyentes.

Es lo que puso de manifiesto en la Eucaristía Fray Antonio Carrón, al ir desgranando la Palabra del Evangelio y las lecturas del día para aplicarla a la situación concreta de la educación y los profesionales que la viven, sufren y disfrutan de ella cada día en sus aulas. Como plataforma privilegiada de evangelización y objetivo final que informa, justifica y da sentido al hecho educativo está enmarcada en una visión cristiana y agustiniana del hombre, de la ciencia y de la vida.

Y con la hermana Mary Paz, que se encargó de clausurar el acto, decimos que “Todo lo grande en la historia ha sido realizado por personas que han creído que el futuro puede ser mejor que el presente”. Puede parecernos que es tarde, pero, parafraseando a Pedro  Casaldáliga, podemos afirmar que “es tarde, pero es nuestra hora; es tarde, pero es todo el tiempo que tenemos para hacer el futuro; es tarde, pero es madrugada si insistimos un poco”.

No hay ninguna galería seleccionada o la galería se ha eliminado.

< <
> >
Buscar
Generic filters

X