Baltimore dia 13: “ El día más largo de mi vida…”


Asi terminaba la jornada uno de nuestros alumnos…pero con cara de felicidad…y cansancio. No me extraña. No sé si seré capaz de contar todo lo de hoy…menos mal que las fotos sirven de prueba…

El día comenzaba a las 5’30…si,si…arriba todos (parece maltrato infantil ya lo sé pero en realidad se trataba de un proceso de adaptación a la vida americana…aquí a las 6 todo el mundo está funcionando). A las 6’15 desayunando en nuestro Starbucks (pobres camareros) y a las 7 estábamos en el metro. Objetivo: llegar los primeros al Empire State. Pues no… los 5º… hay algunos mejor adaptados que nosotros.

La subida al Empire State en 2 tramos: primero al piso 80 para tomar constancia de la altura tras los cristales y después al 86… cielo abierto con vistas espectaculares de la ciudad en pleno funcionamiento. No hace falta decirlo…fotos, fotos… Al ascensor. Bajada ultrsarrápida. No te enteras. En el Empire se tarda en subir o bajar 80 pisos en lo que el ascensor del cole sube un piso… no digo nada…

Tras disfrutar del Skyline (palabra moderna que significa línea del cielo y que se usa para definir las vistas…más o menos) de día (luego vendrá el de la noche… leer hasta el final) tocaba ir andando hasta el muelle donde salen los cruceros para la Estatua de la Libertad. Ya conocemos el camino del otro día: calle 34 hasta el agua y a la derecha buscar el muelle). Como iríamos que a las 9’45 estábamos allí y cogíamos el primer crucero del día. A las 10’30 salíamos a dar la vuelta a Manhatan. El capitán del barco al llegar a las proximidades de la Estatua de la Libertad para la embarcación para que podamos hacer millones de fotos. Luego te explica cosas como el sitio donde aterrizó aquel avión donde los pasajeros se quedaron en el ala y cosas por el estilo.Una hora de crucero por el Hudson relajado.

Atracábamos a las 11’30 y parada para almorzar; o sea, perrito callejero tipo peli pero a precio de restaurante 5 estrellas: 4 dólares el perrito… no comment. Mientras, cogíamos los tickets para nuestra siguiente visita: el Interpyd. Portaaviones de la 2ª guerra mundial y guerra de Vietnam que tienen allí aparcado. Cubierta, aviones, helicópteros, camarotes, sala de máquinas, metralletas…puesto de mando..puff de todo. Para colmo, al final de la cubierta han  instalado una capa y dentro…sorpresa…el Enterprise. Nave que viajó al espacio, volvió y que todos vimos como era transportada encima de un avión. Impresionante. Hay también un submarino para visitar pero no teníamos más tiempo. Por cierto, parael portaviones nos han dado una audio-guía lo cual ayuda mucho.

Estrenamos línea de metro y directos al Museo de Historia Natural, el de la peli Noche en el Museo. Nos reciben los dos dinosaurios de la entrada y pasamos a ver el resto de bichos y demás que allí tienen. No se ha despertado ninguno. A las 2’30 salíamos del museo y atravesábamos Central Park. Atravesar Central Park por la partee más estrecha pparece una bobada según el mapa pero nos ha costado 35 minutos andando sin parar y bajo el sol de justicia que nos acompaña estos días.

Llegamos al Muuseo Metropolitano. De aquí no hay fotos porque mientras se visitaba el museo yo me he ido a hacer una gestiónal Rockefeller Center y como un idiota me he llevado la cámara. Allí algún Picasso o Warhol han caído, impresionanteel área egipcia y la estrella para nosotros: la reja de la Catedral de Valladolid. Si, si, está allí. Por lo visto andábamos cortos de pasta hace unos siglos y se la vendimos a un americano, ya ves…

A las 4’15 salíamos del museo. Parada para abastecimiento pero esta vez de a 2 dólares, menos mal. Revisión del plan a seguir: patearse la 5ª Avenida en busca de la compra del año (Hollister, tienda de la NBA, tienda de Nintendo, otra de ropa cara de cuyo nombre no quiero acordarme…). Al pasar paramos delante de la Torre de Trump y no sabemos que hacer: nos sacamos foto, no la sacamos, nos ponemos de espaldas… al final de todas las maneras.

Tras estas sesiones de compras quedaba la última visita. Habíamos conseguido visitar lo que llaman TOP OF THE ROCK (el piso superior del Rockefeller) pero de noche. Así en un mismo día habríamos podido ver de dos maneras el Skyline: de día y de noche. Aquí la subida en ascensor es pelín más espectacular que la otra (en el techo vas viendo lo que queda pero te ponen a la vez una especie de vídeo). Sube a toda pastilla hasta el piso 67. Sales y… guau (expresión americana…ver capítulo anterior)! New York de noche… el Empire de frente… impresionante…fotos, fotos… que pasada.

Terminamos el día en Times Square como ayer: cena y compras. A las 10 al metro. A las 10’30 cada uno a su room. 17 horas después…el día más largo de su vida… para mi todavía no ha acabado… me queda poquito ya.

La verdad es que le hemos dado un buen mordisco a New York: Wall Street, World Trade Center, China Town, Rockefeller Center, Gran Terminal, el Metro, la 5ª,la 6ª, la 7ª y la 8ª de arriba abajo, crucero Estatua de la Libertad, Portaaviones Intrepyd, Empire State Building, Museo de Historia Natural, Museo Metropolitano de New York, Top of the Rock en el Rockefeller, Times Square…y alguna cosa que se me queda en el tintero.

Mañana daremos un paseo hasta el puente de Brooklin y posiblemente vayamos al centro a despedirnos después. A las 4 empieza otro de esos momentos tensos de estos viajes… la vuelta y su organización…pero también os lo contaremos… espero.Todos bien pero ya son menos Baltimoreritos y más NeoYorkinos (que rápido se olvidan de todo estos…). Chao.

Más cosas pinchando AQUI

Neoyorkinos de la Baltimorería

< <
> >
Buscar
Generic filters

X