Camino de Santiago; el camino que no te puedes perder


Nuestros hermanos de Chiclana realizan cada año este reto, siempre liderados por el Padre Santi, pero más que un reto es una gran experiencia.

Este año, decidí unirme a ellos para poder experimentar en primera persona lo que es y, ¿por qué no?, llevarla a cabo en el futuro con los voluntarios del San Agustín.

Llegar al final del camino es una sensación de esas que no sabes cómo explicar. He de reconocer que siempre he querido hacer este reto por diversas circunstancias, pero jamás me imaginé que sería algo así. Comencé el primer día como el que empieza un paseo, con la idea de cumplir una promesa y terminarla, pese a los días y kilómetros que se avecinaban y que inicialmente parecían muchos. Pues no, al final me han sabido a poco. Cada día iba conociendo a más y más gente que han llegado a convertirse en grandes compañeros del caminar, grandes amigos. Y es que esto es el camino, el convertir ese reto en algo compartido, algo que disfrutar juntos y convivir. El final del camino; la cosa más emocionante que he podido vivir hasta ahora en toda mi vida, esa sensación de haber cumplido, de haber superado el reto, de haber terminado, de haber alcanzado la meta, ... de verdad que es una sensación... pero además se agranda cuando empiezas a celebrarlo con esas personas que te han acompañado; que eran extraños ayer y ahora se han convertido en tu familia del camino, tu soporte, tu apoyo, ... Es difícil contener las lágrimas de emoción en ese instante, incluso los vellos de punta.

Al final, el camino se hace muy corto y dan ganas de repetirlo. Así que, ¿quién sabe?, a lo mejor el año que viene montamos una expedición desde el San Agustín para conquistar el alma y los corazones de Santiago y sus caminantes.

No hay ninguna galería seleccionada o la galería se ha eliminado.

< <
> >
Buscar
Generic filters

X