Convivencia de voluntarios JAR en Guadarrama


Este fin de semana ha tenido lugar un gran encuentro entre los jóvenes voluntarios JAR de los colegios de Chiclana, Zaragoza y Valladolid. Nada más y nada menos que alrededor de 100 alumnos de Educación Secundaria y 13 profesores que se han reunido en una gran convivencia donde compartir momentos, reflexionar, aprender y pasarlo bien uniendo lazos entre los diferentes centros agustinos.

Comenzó el viernes 27 con la llegada a esas instalaciones que en un par de horas se convertirían en el hogar de lo que pronto sería una gran familia. Tras acomodarse, se hizo una distribución en 10 grupos que sería de relevante importancia a lo largo de todo el fin de semana y donde los alumnos se mezclaban para ir conociendo a unos desconocidos que pronto serían grandes amigos. Tras la cena compartida, cada colegio preparó una representación de algo típico de su región. Chiclana deleitó con su salero y ritmo flamenco, Zaragoza con una típica jota aragonesa y, por último, Valladolid hizo una representación de la conocida Semana Santa Vallisoletana.

El sábado 28 comenzó con un momento de oración seguido de unas estupendas dinámicas sobre la Amistad donde todos los grupos participaron muy activamente. Más tarde se fue al pueblo para realizar una gymkana fotográfica donde cada grupo debía seguir un mapa y buscar ciertos lugares emblemáticos y fotografiarles. La tarde estuvo cargada de emociones con una serie de competiciones deportivas y, aprovechando la nieve, de una batalla de bolas. Los ganadores se llevaron una camiseta de JAR como recuerdo del encuentro. Para finalizar la jornada se hizo una oración y tras la cena una gran fiesta de despedida con el juego de las sillas, coreografías y karaoke incluido.

La última jornada del Domingo comenzó con una oración muy introspectiva de reflexión e intercambio de pulseras con compromisos personales. Después comenzaron los preparativos para la eucaristía, donde cada grupo prepararía una parte de la misma. Para finalizar, tuvo lugar la eucaristía que emocionó a jóvenes y no tan jóvenes que, en tan solo tres días, fueron capaces de forjar vínculos de amistad muy profundos, lo que hizo que la despedida estuviera plagada de lágrimas por parte de unos cuantos.

Cómo dijo Márquez, no hay que llorar porque algo terminó, sino sonreír porque sucedió y muchos sonreirán acordándose de todo los momentos vividos este fin de semana. Y es que, la vida está llena de instantes, pero lo verdaderamente importante son esas personas que hacen de esos instantes grandes momentos. Sin duda un fin de semana lleno de grandes momentos por todas esas personas que lo ha hecho posible y que seguro ya están pensando en el próximo encuentro con muchas ganas y emoción.

No hay ninguna galería seleccionada o la galería se ha eliminado.

< <

Convivencia en Guadarrama

Los alumnos de secundaria están disfrutando de un fin de semana de convivencia en Guadarrama. ...

Te interesa...

> >

Un día en el teatro: “Bodas de Sangre”

Fue el día 11 de enero cuando nos dijeron en la escuela que pasada una ...

Te interesa...

Buscar
Generic filters

X