Curso de profesores


“los avances de la neurociencia aplicados a la educación”.

Antes de iniciar el nuevo curso escolar, los profesores de nuestros centros se reunieron en El Escorial para recibir la formación que sirve como punto de partida del nuevo año. Se congregaron más de setenta formadores dirigidos por Doña Fátima Tamayo. El título del cursillo muy sugerente y apropiado para el tiempo en que vivimos: “los avances de la neurociencia aplicados a la educación”.

Teniendo en cuenta que la Amistad es el Lema de los Colegios, se plantearon diversas actividades combinando teoría y práctica en torno a ella, desde las teorías más avanzadas en neuropsicología, Neuroeducación y mindfulness. Todas ellas enfocadas hacia la importancia de establecer una relación positiva y amistosa en diferentes niveles del ser humano, desde dentro hacia fuera. La Neuroeducación es una disciplina en la que convergen los avances en las neurociencias, la medicina, la educación y la psicología y nos habla de la importancia del bienestar en los contextos de aprendizaje: “solo aprendemos aquello que amamos, y lo hacemos mejor si estamos felices”.

Se comenzó por la relación entre cognición y emoción a nivel cerebral, planteando la importancia que tiene para el docente mantener una relación positiva consigo mismo, favoreciendo las relaciones con los demás, incluyendo sus seres queridos, sus compañeros y alumnos. Vimos la importancia de cultivar cualidades como la bondad, el amor, la alegría y la compasión, cualidades que nos permiten ser más felices, y ver con mirada más profunda los conflictos y dificultades que tenemos en nuestras relaciones con los demás. Hablamos de la importancia de comenzar desde el interior, por uno mismo, y expandirse hacia fuera, incluyendo la teoría de las neuronas espejo y la sincronicidad emocional, que nos habla del impacto que nuestra conducta tiene sobre el entorno y sobre el comportamiento con otros seres humanos.

Se realizaron diversas prácticas de atención plena, sencillos ejercicios que nos ayudan a tomar conciencia de nuestros pensamientos y actos y por tanto nos ayudan a cultivar cualidades más positivas en nosotros mismos y con nuestro entorno, potenciando la experiencia vivencial con técnicas de Neuroeducación, relajación, atención plena, coherencia cardiaca, automasaje y resolución de conflictos para el docente.

Un fin de semana donde hemos aprendido a cuidar de nuestra mente y nuestro corazón, dos inteligencias que requieren nuestra atención para mejorar la salud interior del docente, que se expone a un complejo entorno educativo, aportando recursos que le pueden ayudar a mejorar el clima y calidad de sus clases, porque “un profesor feliz, en un aula alegre, sabe educar Con-Ciencia y Co-Razón”.

El sábado tuvimos la oportunidad de conocer y escuchar a Antonio Carrón, agustino recoleto y presidente del Secretariado General de Educación de la orden. Nos expuso con gran claridad el lema y objetivo para el curso 2017-18 en todos los centros agustinianos: “Si amas a Cristo, ¡síguelo!” Y, partiendo del texto de San Agustín, nos animó a contemplar a Jesucristo como la luz del mundo. Jesucristo es camino, verdad y vida. Al hacerse hombre se hizo camino accesible a todos y sólo por medio de Él, que es camino, accederemos al encuentro con Él, que es verdad y vida.

Nos informó de los materiales que la orden pone a nuestra disposición en la página web y nos invitó a trabajar con esmero en el valor agustiniano que se propone para este curso: LA AMISTAD. Para San Agustín, «amar y ser amado es la cosa más importante» (Confesiones 3, 1) Y, ante el reto de la superficialidad y la indiferencia, la amistad significa un vínculo que une a las personas en mutua simpatía, se expresa a través de la confianza, la confidencia, la fidelidad y la entrega.

Nos explicó el poster que inspirará el futuro trabajo y precisó el objetivo pedagógico pastoral a partir del lema y del valor agustiniano, que se pueden sintetizar en conocer más y mejor a Jesús, descubrir lo que supone ser discípulos suyos en el siglo XXI, potenciar la interioridad, la amistad y la responsabilidad y fomentar la comunión con los que nos rodean y con la naturaleza.

No todo fue trabajo, también sacamos un rato para la oración, la Eucaristía en común, la recreación compartida y la visita turística, pues nos acercamos a visitar el Monasterio de El Escorial, que nuestros hermanos agustinos nos enseñaron con toda amabilidad y condescendencia. No nos podemos quejar, tres días estupendos que han dado para mucho.[Best_Wordpress_Gallery id="777" gal_title="curso profes Escorial"]

< <
> >

Listos para empezar

El cole ya está dispuesto para empezar un año más. A través de las fotos ...

Te interesa...

Buscar
Generic filters

X