Éxito del VI Torneo de pádel Alarva


El sábado 12 de noviembre era el día señalado en la agenda de actividades anuales de Alarva para el Torneo de Pádel, un torneo que va por la sexta edición y que ya es todo un clásico. Buen ambiente y buena organización.

Es un torneo mixto, pero en esta edición sólo contamos con la presencia de una antigua alumna, Nerea Molina, que no desmereció en absoluto respecto de sus rivales, bien acompañada de Javier, un alumno de 1º de BTO.

El formato incluía la participación de 16 parejas en una fase inicial clasificatoria para acceder a una doble final: A, los ganadores, y B, los que habían accedido a ese lado del cuadro tras haber perdido en primera ronda. Lo bueno del formato es que estaba asegurada la participación en al menos dos partidos.

Para favorecer la convivencia y el buen ambiente, cada participante podía acceder a un servicio del bar y “picoteo” en las instalaciones de Pádel Arena a lo largo de la celebración del torneo

Recambios urgentes a última hora

En vísperas de la celebración del torneo a última hora, tres parejas se dieron de baja y hubo que “tirar” de contactos para suplirles. Siempre hay buena gente dispuesta a “sacrificarse” y echar una mano: Jorge Larrea, Miguel Ángel Arranz, Jesús Silva, Diego Sánchez y Alberto Villanueva, gracias desde estas líneas.

Magnífica organización

A las cuatro comenzó la primera tanda de partidos y las otras tres tandas se sucedieron escalonadamente a las  16:30, 17:00 y 17:30, lo que permitió un desarrollo ágil del torneo  y ajustado a los horarios previstos gracias al seguimiento y buen hacer los miembros de la Junta Directiva de Alarva casi al completo.

Caras nuevas

Junto a los fieles que lleven varios torneos a sus espaldas, fueron varias las parejas de antiguos alumnos que se estrenaron en Pádel Arena y a los que hacía a tiempo no veíamos. Terminaron el torneo con buen gusto de boca al margen del resultado por el ambiente de amistad y cordialidad  y la buena organización del torneo.

Bien alto el pabellón del profesorado

Los profesores Carlos Monroy, acompañado de Gonzalo, y Jaime Toribio acompañado de Alberto Villanueva fueron la presencia del do en el torneo. Carlos y Gonzalo se clasificaron para la final B, que vencieron; y Jaime Toribio y Alberto disputaron una semifinal frente a los finalistas Juanjo Aparicio y Pablo Giles.

Clara superior de la pareja ganadora

Vista la superioridad y el alarde de poderío, la organización quiso someter a la pareja a un control antidoping pero Miguel Ángel, enólogo, atribuyó la fortaleza a un producto natural elaborado en su bodega particular y la organización dio como válida la explicación del ganador.

Miguel Ángel Ortega Ojosnegros y Ángel Gómez Palmero disputaron la finalísima a la pareja Juanjo Aparicio y Pablo Giles. La verdad es que la superioridad de los primeros fue clara y rotunda desde el primer set, sin titubeos ni espacio para una remontada sorpresa. Ángel es sin duda el mejor jugador del torneo y Miguel Ángel no la anda a la zaga en calidad. Además la compenetración de ambos es perfecta.

Una mención especialísima merece la otra pareja finalista, compuesta por Juanjo Aparicio y Pablo Giles, dos clásico del torneo desde sus inicios. Es la tercera final que disputan… y la tercera que pierden. Pero su moral sigue incombustible y sus ganas de competir, intactas. Ya están contando, como otros muchos, los días para la próxima edición. ¿A la cuarta va la vencida?

No hay ninguna galería seleccionada o la galería se ha eliminado.

< <

¡¡A Bailar!! GALA BENÉFICA

Hace un año,  Jesús Vicario, de 49 años de edad, hermano del P. Juan Cuz, sufrió ...

Te interesa...

> >
Buscar
Generic filters

X