LA ENCINA, símbolo de los 400 años y del día de la PAZ


Mañana, 29 de enero, tendremos una doble celebración: el día de la Paz y la clausura del Mes Educativo en los 400 años de la fundación de la Provincia de San Nicolás, que es a la que pertenece nuestro colegio. Para conmemorarlo hemos decidido plantar un árbol en cada uno de nuestros colegios como símbolo del compromiso por la ecología y en defensa del medio ambiente.

En el San Agustín de Valladolid nos hemos inclinado por la encina, al ser un árbol originario de la cuenca mediterránea, de los más emblemáticos de nuestra comunidad autónoma y de los que mejor representan a nuestro ecosistema.

La encina se caracteriza por tener una copa amplia que proyecta una gran sombra. Presenta un tronco fuerte y ancho, con corteza lisa y de color grisáceo. Es un árbol ornamental, pero se cultiva también por sus frutos, las bellotas, que sirven de alimento para ganado y, además, resultan comestibles para los humanos. Su madera es dura, no se pudre y suele emplearse para fabricar piezas como carros, arados, herramientas, etc. Eso sí, es difícil de trabajar y tiene un gran poder calorífico, siendo uno de los árboles predilectos para hacer carbón.

La encina es robusta, pero su crecimiento es lento y es por eso que la hemos elegido como nuestra mascota y representante, ya que la educación también es un proceso, que no se alcanza de la noche a la mañana, que se va rumiando día a día y, después de muchos años, produce hermosos frutos. La encina es longeva, pueda durar hasta mil años y es lo que deseamos que dure este colegio y la formación que imparte a todos sus alumnos. Y es un árbol de lo más representativo del bosque ibérico, como los alumnos, que son nuestro preciado fruto y nuestro más hermoso tesoro.

< <
> >

Día de la Paz y clausura del mes educativo

El Colegio San Agustín luce sus mejores galas para celebrar el Día de la No-Violencia ...

Te interesa...

Buscar
Generic filters

X