Colegio

San Agustín

agustinos

recoletos

Valladolid

Colegio

San Agustín

Valladolid

Monitores Sanagus: Convivencia preparatoria para futuros Pre-Monitores de febrero

El pasado fin de semana, durante los días 23 y 24 de febrero, se celebró una convivencia especial para los voluntarios de sexto. En esta ocasión, se trataba de una actividad medio organizada por los propios alumnos para llevar a cabo una práctica de su futura función como pre-monitores el próximo curso.

La preparación de la convivencia comenzó el miércoles 21, día en el que se utilizó la actividad de voluntariado de sexto para comenzar con los preparativos. Los 12 alumnos que habían decidido acudir a la convivencia nos reunimos para decidir las actividades que se realizarían y decidir qué se compraría para el transcurso de toda la convivencia: merienda, cena, desayuno y comida.

La convivencia comenzó el mismo viernes al terminar las clases, momento en el que los participantes nos reunimos en la sala de monitores para comer y empezar a comer y terminar de decidir la organización de las actividades.

La primera actividad que hicimos fue ir al frontón a aprender a manejar un hoverboard con asiento y realizar un circuito.

Después de esta actividad, fuimos a buscar a nuestros compañeros de baloncesto que terminaban su entrenamiento e inmediatamente después hicimos un pequeño torneo de frontenis.

A media tarde hicimos una parada para merendar y justo después jugamos un juego de mesa inventado por nosotros mismos y más tarde jugamos un atrapar la bandera con tres equipos

Después de jugar, llegó el coche del Telepizza con la cena que habíamos encargado y disfrutamos de una película mientras cenábamos. Después de la cena bajamos a jugar a la sala de judo y después de un par de partidas caímos rendidos de sueño después de la larga jornada.

El sábado por la mañana nos despertamos, recogimos y subimos a desayunar. Después del desayuno limpiamos todo y comenzamos los juegos de la mañana: una competición con los hoverboard y un escondite por parejas. 

Justo antes de comer jugamos unas cuantas partidas de “cementerio”, el juego favorito de todos. Tras este gran juego, comimos, terminamos de recoger todo y jugamos al juego inventado hasta la hora de que llegaran las familias para recoger a todos los participantes.

Ha sido para muchos la mejor convivencia de todas por el principal motivo de que ellos han sido los protagonistas de organizar todo. Ya estamos pensando en la siguiente, en la que prepararemos una gran gymkana para que venga gente a jugarla, esperamos que puedan apuntarse más voluntarios y que además vengan a disfrutar de la actividad todavía más gente.