Nacimiento de los Agustinos Recoletos

5 DE DICIEMBRE, FIESTA DEL NACIMIENTO DE LA RECOLECCIÓN AGUSTINIANA

Los Agustinos Recoletos celebramos hoy, 5 de diciembre, el día de la fundación de nuestra Orden, que nace de la reforma efectuada de la Orden de San Agustín. Estos son algunos de los datos más relevantes:

El Padre General de la Orden de San Agustín, Gregorio Petrocchini de Montélparo, decidió adelantar la fecha del capítulo provincial de la primavera del 1589 al día 30 de noviembre de 1588. El 20 de noviembre fue recibido en audiencia, en El Escorial, por Felipe II, quien le prometió apoyar sus gestiones y le remitió a su confesor, el dominico Diego de Chaves. Éste le comunicó el deseo del rey de ver establecidas «en estas provincias y en otras de España casas de recoletos, así de frailes como de monjas, porque en este artículo ha sido muchos días ha su majestad advertido que lo desean muchos religiosos, y así gustaría que el generalísimo lo tratase con hombres de religión y consejo y prudencia y, si pareciese, se pusiese en ejecución». El 29 de noviembre se presentó en Toledo, donde ya se encontraban congregados los vocales del capítulo.

A la hora de elegir provincial hubo tres votaciones y no salió en ninguna mayoría absoluta, como era preceptivo, pero el general, haciendo uso de sus facultades extraordinarias, declaró electo a Pedro de Rojas, a quien sólo faltaba un voto. El día 5 de diciembre, el definitorio pleno, constituido por nueve religiosos, promulgó 18 actas o determinaciones sobre el gobierno y la vida de la Provincia. Una de ellas, la quinta, es el acta fundacional de la Recolección: «Porque hay entre nosotros o, al menos, puede haber, algunos tan amantes de la perfección monástica que desean seguir un plan de vida más austero, cuyo legítimo deseo debemos favorecer para no poner obstáculos al Espíritu Santo, consultado previamente nuestro reverendísimo padre general e implorada su venia, determinamos que en esta nuestra provincia se señalen o se levanten de nueva planta tres o más monasterios de varones y otros tantos de mujeres, en los que se practique una forma de vida más austera, la que, tras madura reflexión, prescriba el padre provincial con su definitorio».

Todo parece indicar que el acta quinta fue fruto de un grupo de religiosos, favorecidos por el rey, a cuya voluntad el capítulo no pudo oponerse. El partido reformista estaba encabezado por Jerónimo de Guevara (1554-1589), Luis de León (1528-1591) y Pedro de Rojas († 1602).

Jerónimo de Guevara, hijo de los condes de Escalante y maestro en teología, amaba el recogimiento y la penitencia. Ya de joven profeso soñaba con monasterios pobres y pequeños. El trato con Ana de Jesús, priora de las carmelitas descalzas de Madrid desde septiembre de 1586, reforzó estas inclinaciones y le ayudó a perfilar sus contornos. En 1588 habla a Felipe II, que admiraba sus dotes oratorias, de establecer casas más observantes en la provincia y se granjea el apoyo de algunos. Uno de ellos era el futuro conde de Salinas, Diego de Silva y Mendoza (1564-1630), que durante los próximos lustros sería el más poderoso sostén de los recoletos.

Fray Luis de León puso al servicio de la Recolección sus extraordinarias dotes intelectuales, morales y caracterológicas. Era un hombre entero, de claro entendimiento y temple esforzado, enemigo de la doblez, de la hipocresía y de las medias tintas. Toda su vida estuvo dispuesto a luchar por la equidad, los estudios y la disciplina. Sigue vivo en él el influjo de fray Luis de Granada, a quien leía, al menos, desde 1572. Pero la inspiración principal le llega ahora de Teresa de Jesús. La lectura atenta de las obras de la Santa, cuya primera edición completa publica en 1588 por encargo del Consejo de Castilla, y el contacto constante con su fiel discípula Ana de Jesús (1545-1621), a quien al final de sus días dedicó su Exposición del libro de Job, le encariñan con la reforma carmelitana, en la que había profesado una de sus sobrinas, y le mueven a vaciar en moldes teresianos la fundación de casas de mayor observancia en la provincia de Castilla.

La intervención de Pedro de Rojas tuvo menos relieve. Las fuentes recuerdan su pertenencia al partido reformador (1582), la firma de la instancia de fray Luis de León en favor del establecimiento de casas recoletas en la provincia, el acompañamiento al general en su viaje a El Escorial y su sintonía con Luis de León y Jerónimo de Guevara en vísperas del capítulo. Después del capítulo y durante todo su provincialato (1588-1591) estuvo cerca de los recoletos. Aprobó prontamente sus constituciones, les proporcionó la casa de Talavera y autorizó la fundación de la nueva casa de Portillo. Su conducta con las monjas discurrió por los mismos cauces. El 6 de septiembre aprobaba la fundación del primer convento de la Recolección femenina y tres meses más tarde imponía el hábito a las primeras candidatas. Extracto del libro

Historia de la Orden de Agustinos Recoletos, de Ángel Martínez Cuesta, OAR.

< <
> >

40º Aniversario de la Constitución

Como cada año, cuando se acerca el 6 de diciembre conmemoramos el día en que ...

Te interesa...

Buscar
Generic filters
Filter by Custom Post Type

X