Ordenación Sacerdotal de Francisco


Entrevista a Fr. Francisco Oyanguren

¿Dónde naciste?

Nací en México, en la ciudad de León, en el Estado de Guanajuato, en el centro del país.

¿Cómo es tu tierra?

Es un valle, la zona geográfica se le conoce como “el bajío”, una zona agrícola sobre todo de cereales, pero también con muchísima proyección industrial, tenemos la principal industria automotriz del país. Es una tierra de gente sencilla, cálida y hospitalaria, que vive muy intensamente su fe.

¿Estudiaste en un colegio como el San Agustín? ¿Cómo es?

Estudié el Bachillerato en nuestro colegio hermano Fray Luis de León en Querétaro, es un colegio muy parecido al San Agus, muy grande, con muchos alumnos y con el mismo sentimiento de familia.

¿Qué recuerdos tienes de él?

Muchísimos. Pasé tres años de mi vida ahí, ya os imagináis que viví un poco de todo... Conocí a varios de mis mejores amigos, los cuales tengo hasta hoy, aprendí a ser persona; también me tuve que sobreponer de algún fracaso académico; pero todas estas experiencias tanto buenas como malas, configuraron al Francisco actual.

¿Alguna anécdota?

Recuerdo que cuando conocí a mi profesora de Historia del Arte me caía fatal, pensé que nunca íbamos a tener una relación cordial o fuese a aprender algo; de hecho, me comportaba muy borde con ella, sin embargo, a medio curso se convirtió en una de mis profesoras favoritas y de las cuales no sólo aprendí un montón de arte e historia, sino cuestiones vitales, a ser mejor persona, y nunca juzgar a las personas por mi primera intuición.

¿Cómo decidiste o te planteaste ser Agustino Recoleto?

Desde pequeño siempre me había llamado la atención la vida de la Iglesia, en ese entonces no sabía distinguir que era un fraile, un sacerdote, una monja, etc. Cuando conocí a los Agustinos Recoletos tuve un click en mi interior que me indicaba que ahí, con esa familia iba a ser feliz e iba a ser capaz de ayudar a la sociedad. En los Agustinos Recoletos encontré una familia que me ha llevado a conocer y amar a Dios en las personas que están a mi alrededor.

¿Dónde hiciste tu experiencia religiosa de la vida religiosa?

El noviciado, que es la primera experiencia de vida religiosa, lo hice en Monteagudo, Navarra, España. Fue una aventura y un reto, salir de mi tierra, conocer otra cultura, amigos y hermanos de distintos países, culturas e idiomas. Posteriormente fui a Madrid a estudiar teología, una vez terminada la teología fui destinado al Colegio San Agustín.

¿Crees que puede tener sentido hoy hacerse religioso o sacerdote?

Sin duda que tiene sentido ser fraile o sacerdote en pleno siglo XXI. Creo que la vida religiosa tiene mucho que aportar a la sociedad de hoy, principalmente la fraternidad en un mundo cada vez más individualista y egoísta, además de la caridad y por supuesto, la experiencia de Dios. Dios siempre tendrá algo que decir en todas las etapas de la historia.

¿Qué tiene que estudiar uno para “hacerse cura”?

Se estudia filosofía y teología

¿Es interesante o son un rollo como algunas materias de las que estudiamos nosotros?

Son áreas de estudio muy interesantes, sin embargo, siempre tienes predilección por algunas materias y algunas otras pueden resultar un rollo o incluso aburridas. Estudias idiomas, biblia, derecho, dogmas, entre otras. A mi particularmente me gustaban mucho las asignaturas bíblicas y el derecho canónico.

¿Cómo ha sido tu estancia en el San Agustín?

¡Muy positiva! ¡Me encanta estar aquí¡ Han sido unos años de aprendizaje, de entender la docencia como misión. He encontrado un equipo de frailes y profesores que me han ayudado en todo, y en los alumnos gente dispuesta a aprender y sobre todo muy abiertos a la solidaridad y ayudar al que más lo necesita. No cabe duda de que en el San Agustín soy feliz.

¿Qué destacas como positivo de este colegio?

La familiaridad con la que se vive el día a día, la comunidad educativa es una gran familia que siempre está ahí para apoyar y ayudar a los que lo necesitan.

¿Qué consejo nos das a los jóvenes como nosotros?

Ser valientes y ser “rebeldes”, los grandes cambios de la humanidad siempre han venido de la mano de jóvenes valientes. La “rebeldía” que hoy hace falta, desde mi punto de vista, es esta: Ser capaces de ser fraternos, solidarios, caritativos, que podamos anteponer el bien común al nuestro. Ser creativos y constantes, ojalá que en un futuro alguno de vosotros tenga soluciones a la desigualdad, que acaben con la corrupción, la xenofobia y la aporofobia; ojalá alguno de vosotros cree tecnologías y energía limpia; pero, sobre todo, que en un futuro todos vosotros seáis personas de bien y que llevéis concordia y amor por todo el mundo.

¿Qué mensaje nos das y qué consejo nos dejas?

Ojalá que Dios sea algo importante en vuestras vidas, porque lo que viene de Él siempre llega a buen puerto. Dios siempre estará ahí para nosotros y no defrauda. El mejor consejo que os puedo dar es confiar siempre en Dios y a partir de aquí esforzaos por ser personas de bien, personas que construyan.

En fin, gracias por esta entrevista, os deseo lo mejor y rezo por vosotros.

Y nosotros te deseamos toda la suerte del mundo y nuestra enhorabuena por tu ordenación.

< <
> >
Buscar
Generic filters

X