El padre Antonio Fernández, misionero agustino recoleto, en las aulas del colegio San Agustín


A lo largo de la Semana vocacional, en la oración de la mañana, los alumnos de ESO y Bachillerato han iniciado la jornada con el testimonio de distintas vocaciones dentro de la Iglesia. El viernes, contamos con la presencia en nuestro colegio del padre Toño Fernández Aguado, agustino recoleto, misionero en la misión de Lábrea (Amazonia), en la parroquia del Tapuá, en las orillas del río Purús, un afluente del Amazonas.

Del San Agustín a la misión de Sierra Leona

El padre Toño, tras cursar sus estudios en las casas de formación de los agustinos recoletos, se estrenó en el colegio San Agustín como profesor y formador desde el año 1988 hasta el año 1997 y fue director de estudios de Bachillerato.

En su presentación, habló de vocación misionera. “Yo estaba a gusto trabajando en el colegio San Agustín, era feliz aquí, pero desde siempre sentí la llamada a trabajar en las misiones.  Y me ofrecí como voluntario para marchar a la misión de Sierra Leona. Del año 1997 a noviembre de 1999 trabajé en la misión de Kamabai de Sierra Leona y me vi obligado a salir por el acoso y ataques de la guerrilla. De hecho, debí caminar durante cuatro días hasta llegar al frontera de Guinea Conakry”.

 

De Sierra Leona al Amazonas

Pero la llamada a la misión seguía viva y marchó a Lábrea, en un principio a Pauiní y ahora a Tapauá. Llevo 17 años de Brasil. En su trabajo en Tapauá centró su charla  a los alumnos del colegio.

Toño habló en las primeras horas de  la jornada a los alumnos de 3º de Primaria repartidos en  dos tandas. Sentados en lel suelo, escucharon atentamente las palabras del padre Aguado y a sus palabras siguió una cascada de preguntas que iban desde la fauna de aquella zona a la situación de los niños, los graves problema de salud, la pobreza de sus habitantes, la labor de los misionero…

A partir de las 11, 15,  el padre Fernández Aguado se dirigió a algunos grupos de 3º y 4º de la ESO, con una breve incursión en la clase de 2º B de Bto. Toño dibujó la situación de la zona de Brasil en la que se mueve, muy distinta y distante del Brasil rico y moderno. La mayoría de sus gentes, afirmó Toño,  viven de la agricultura, una agricultura de pura subsistencia, sin más horizontes. Señaló el grave problema de la mortalidad infantil debido a la falta de higiene y de recursos sanitarios a la que hace frente la labor de la Iglesia con la pastoral de la Criança. “Aquí tenéis un campo de acción para los que queréis trabajar como voluntarios”.

Toño insistió en que la misión del sacerdote es anunciar el evangelio, hacer realidad su causa, implantar su reino, luchar para que la dignidad de las personas sea respetada,  sean felices y vivan como hermanos orientados hacia Dios. La Iglesia brasileña es una iglesia viva, que ha hecho suyo el espíritu y las directrices  del Vaticano II y que cuenta con la presencia comprometida de los laicos en las distintas pastorales que realiza y que animan las muchas comunidad cristianas que conforman la misión.

Gracias, San Agustín

EL padre Toño agradeció en todos los cursos la ayuda generosa que el colegio san Agustín envía a la misión de Lábrea. “Los Centros Esperanza que acogen y educan a niños y adolescentes son posibles gracias a vuestra generosidad”.

Gracias, Toño

El colegio agradece tu presencia y tus palabras. Feliz retorno a la misión.

< <

Aniversario Tomás 2ºEd infantil

  Los niños de 2º de Educación Infantil han preparado unas flores recordando a Tomás en ...

Te interesa...

> >

Cervantes y Villalar

El pasado día 23 se juntaban varias efemérides en nuestro cole. Por un lado conmemorábamos el ...

Te interesa...

Buscar
Generic filters

X