Profesora por un día


En clase de religión nos dieron la oportunidad de hacer un trabajo sobre un problema medioambiental y exponerlo en alguna clase, yo, que tengo debilidad por lo niños pequeños, decidí preparar un cuento sobre la contaminación de los mares y llevarlo a las clases de segundo de primaria. El proceso de escritura del cuento fue muy bonito, y sorprendentemente he podido aplicar muchas cosas que he aprendido este año, como la edición que me enseñaron en TIC y que me permitió que mis personajes me acompañaran durante toda la historia. Llevo escribiendo desde que tengo uso de razón y poder hacer este cuento, sabiendo que iba a llegar a más personas fue genial.
Entré en la primera clase con nervios y mucha ilusión, y la acogida no pudo ser mejor. Los nervios se fueron en seguida, los niños se portaron genial y mostraron un interés que superó todas mis expectativas. Se me había olvidado lo que era que todas las personas en un aula se pelearan porque querían participar. Los niños querían leer, proponer ideas, contar anécdotas y dar su opinión. Todas las profesoras me trataron super bien y me ayudaron a estar cómoda en las clases. Gracias Ana Marcos, Laura, Ana Zurro, Berta y Patricia, y también a las profes de prácticas.
El tema del cuento me gustaba, además daba un mensaje muy importante, los niños sabían mucho más de lo que yo me esperaba y proponían soluciones muy lógicas, también hubo momentos muy divertidos, había niños capaces de hablar con los peces y que habían salvado hasta a una ballena, y me quedó bastante claro que hay agua en todas partes, no solo ríos y mares, sino en tuberías, duchas, grifos y jacuzzis también. Al final llegamos a una conclusión parecida en todas las clases, y que si aplicáramos ayudaríamos mucho al planeta.
Un niño me dijo algo que se me ha quedado muy marcado, “los humanos somos una causa perdida”, y que un niño de 7 años piense eso me impresiona y me preocupa, ya que no puede tener más razón. Sin embargo, ellos tenían muy claro lo que tienen que hacer, y ojalá crezcan y mantengan siempre esos pensamientos.
La experiencia, podría decir, que ha sido una de las mejores de mi vida. Ser profe en primaria, a día de hoy, es sin duda una de mis principales metas, y esta pequeña muestra ha sido muy positiva, y por lo menos he visto que sí, que me gusta esto de interactuar y tratar de enseñar algo a los niños. Ha sido un trabajo muy bonito y estoy muy agradecida por esta oportunidad. Gracias a Mila, por ser mi primera protagonista que ha llegado a alguien más que a mi mente, a las profes, a Juan Luis, y en especial a cada uno de los niños, tengo vuestras tortuguitas en mi casa y las guardo como un pequeño tesoro.

Sara Valbuena Castrillo 4ºC ESO

< <
> >
Buscar
Generic filters

X