Rincones con historia: “Los dormitorios”


En este apacible y caluroso mes de agosto, el colegio padece la ausencia de su más preciado tesoro, que son, como no podía ser de otra forma, los miles de alumnos que a diario corretean por sus aulas. Se diría que éstas y los pasillos están tristes ante la ausencia de aquéllos, que el vacío y la tranquilidad son las notas que predominan en los meses de canícula y descanso.

¡Nada más erróneo y equivocado! El griterío y ruido de niños y adolescentes se ha sustituido por el ronco bramar de máquinas, el golpeteo pertinaz de martillos, el rugir de camiones y los olores a pintura adornados por el blanco manto del polvo y la suciedad.

Tratando de evitar el fastidio que provocan estos cambios y huyendo de la melancolía estudiantil y el traqueteo industrial, me propongo recuperar “rincones olvidados de nuestro cole”, esos lugares que casi nunca visitamos por estar en los sitios más recónditos del edificio o porque son los menos utilizados en las nuevas necesidades del colegio y que tal vez muchos ignoran o no conocen muy bien dónde se encuentran.

El primero de ellos son los dormitorios, que están en la tercera planta del colegio. Y digo dormitorios porque son dos, aunque uno está desprovisto de camas y se utiliza como almacén de casi todo. El que todavía está casi intacto es el superviviente de los seis que hubo. El colegio nació como seminario con una capacidad para 600 internos, que nunca llegó a completarse, pues la mayor cifra que tuvo rondaría los 450 alumnos, que se dividían en dos grandes bloques: los mayores, que eran los de 4º a 6º de Bachillerato y los pequeños, los alumnos de 1º a 3º.

En los años 70, estos dormitorios se fueron reestructurando en clases a medida que el colegio, que se denominaba Nuestra Señora de la Consolación, fue cambiando su estructura y cometido, transformándose en un colegio de externos y que pasó a llamarse Colegio San Agustín, puesto que ya había uno con ese nombre y con esa finalidad, que estaba regentada por las Agustinas,  y que se encuentra próximo al Corte Inglés.

La transformación de dormitorios en aulas condicionó la estructura de éstas, pues al tener los pilares del edificio pensados para aquella finalidad no se adecuaron exactamente para las nuevas necesidades, lo que motivó que unas clases fueran amplias y muy espaciosas y las otras más estrechas y alargadas.

Continuará…

No hay ninguna galería seleccionada o la galería se ha eliminado.

< <

El florido huerto en agosto

Ya se sabe que aquello que no se cuida y mima con detalle acaba perdiéndose ...

Te interesa...

> >
Buscar
Generic filters

X