Juan Carlos Martín "Hansen"

"Economista, directivo con amplia experiencia internacional. Actualmente trabaja en el grupo Santander y ha creado en estos últimos años las empresas Frutos de Pinares Exportación y Halamelé Merchandising. Jugador internacional de Rugby. Fue presidente de la asociación de clubes de Rugby de España y actualmente es el Presidente del Club de Rugby El Salvador."

  • Equipo de fútbol San Agustin finales de los 70
  • Primera comunión con Michel 001.3
  • San Agustin Gira San Sebastian comienzos de los 80

Recuerdo...

Como jugador de rugby del San Agustín recuerdo los comienzos, que eran muy difíciles. Los equipos contrarios, especialmente el Salvador y el Lourdes eran mucho mejores que nosotros en la línea de tres cuartos y eso significaba tener que encajar muchos  puntos. Pero en las derrotas es donde más se aprenden los valores del rugby de compañerismo: respeto a los contrarios, al árbitro, a los compañeros, sacrificio, etc. En casa, e incluso en el colegio, lo que no fuera fútbol estaba considerado como un deporte menor. Era como si el que no jugaba bien a fútbol no pudiese ser buen deportista.

Recuerdo que entrenábamos a medio día y nos quedábamos a comer en el frontón. A veces veíamos a algún padre jugando a pala o frontenis (podría ser el padre Izura, el padre Jubera, o cualquiera). Antes de cada entrenamiento dedicábamos 15 minutos a quitar piedras del campo. Era un campo muy duro, lleno de piedras, al que se le habían echado unos camiones de arena, pero era nuestro campo.

Hay muchísimos recuerdos después de 11 años en el colegio. Recuerdo participar en el coro del colegio, hacer la comunión, las fiestas cuando nos llevaban al cine que me parecía enorme y el mejor de Valladolid, el gimnasio con Don Andrés saltando al plinton y subiendo la cuerda, el laboratorio con "El Docio" y la primera vez que vi un rayo láser. Recuerdo las heridas que nos hacíamos con las piedras del patio y la música con la que nos llamaban cuando se acababa el recreo. El bar donde podías comprar un ocho de chocolate y las clases de judo con "El Lago". Las misas en la iglesia pequeña y la entrega de chándales y material escolar al principio de cada curso, aunque como yo tenía un hermano mayor me tocaba reaprovechar la mayoría de los libros que ya venían bastante "tocados".

En el colegio recuerdo a mis tutores Don Abundio, El Padre Bueno o el más duro, el padre Marciano. Cada uno por diferentes cosas ha estado presente mucho tiempo. Sigo teniendo muchos amigos de la clase y recuerdo que recitábamos los nombres y los números de cada uno en la clase: nº 1"Aguilar Ramos-Arturo, nº 2 "Álvarez…". Al comenzar cada clase un padre nuestro, excepto con don Mateo que era en Inglés y en clase de Latín, obviamente en esta lengua.

Buscar
Generic filters
Filter by Custom Post Type

X