Un fin de curso muy práctico y delicioso para los alumnos de quinto


Este curso tan atípico ha acabado de una manera muy especial para los alumnos de quinto de primaria, y es que se han vuelto los protagonistas de una actividad que ninguno olvidará.

A principios de mayo, cada una de las clases de quinto, fueron al huerto a plantar un montón de lechugas que después tendrían que cuidar. Así, una de las prácticas de science fue el bajar a regar esas lechugas que con tanta ilusión se plantaron y que a lo largo del resto de curso había que cuidar. El resultado fue espectacular, y la última semana de curso cada uno de los alumnos de quinto pudieron recoger los frutos de su cosecha, nunca mejor dicho, y llevarse una estupenda y enorme lechuga para disfrutar de una deliciosa ensalada con sus familias.

Una experiencia más que los alumnos de quinto se han llevado en este curso difícil de olvidar y que seguro que han sabido disfrutar.

< <
> >
Buscar
Generic filters

X