Win 3: Willy Wonka y la cadena


En estas historias de días en sitio extraño y gente extraña sueles terminar poniendo motes o apodos a la peña que no conoces según parecidos, anécdotas, etc. Ya hablamos el otro día de la "alemana", que por cierto, se fue...

Ahora toca hablar de otro individuo. Aqui en el campus y desde la llegada masiva de italianos somos un mogollón. Pero de entre el mogollón sobresale Willy Wonka... menudo tipejo tenemos aquí... raro, raro. Se pasea por el campus con un chándal rojo vintage de corte muy especialito, zapatillas rojas de antes del muro de Berlin y una sonrisita tenebrosa. Solo le falta el sombrero (la cara es el Johnny Deep en la versión de Tim Burton, una entrada de oro e invitarme a su fábrica de chocolate... socorro... hoy ha desayunado conmigo y se ha puesto a hablar de libros coreanos... Como dicen nuestros chicos en plan risa.... ¡este hombre me da yuyu....!

Ayer empezó a sonar la alarma a eso de las 9'30 de la noche en un edificio en el que estábamos. Por si acaso empezamos a reunir a los chicos pero evidentemente allí no pasaba nada raro. El ruido era molesto y llamaron a seguridad para que vinieran a apagarla o ver que pasaba (hay unos seguratas en el campus que flipas: solo la medida de los brazos es tres veces el mío, y van de chaleco, walkies y demás a la última). Mientras nosotros advertimos que faltaban dos. Obviamente fuimos al servicio y allí andaban; muertos/as de vergüenza nos explicaron por qué estaban allí. Resulta que era un servicio para gente con problemas de movilidad. Tiene el sistema de cisterna normal como en todos y una cuerda roja que baja del techo y que sirve para avisar al servicio de seguridad mediante alarmas en caso de caída o accidente. Adivinidad de dónde tiraron de la cadena nuestros/as alumnos/as....

Tras el jaleo de clases de ayer (les cambiaron varias veces intentando ajustar niveles) salieron más tarde de lo normal y nos juntamos de golpe a comer 300 multiparlantes. Cola de 30 minutos para llegar a la bandeja (a algunos nos coló una teacher italiana porque se apiadó de nuestra demacrada cara...esta también tiene apodo pero es secreto...).

Tras el tiempo libre se hicieron juegos deportivos y con algún globo de agua que intentaron estallar en la cara del que escribe. Fallaron el tiro. Después ya en el poli mis compañeros lo dieron todo con unos juegos difíciles de describir pero que surtieron efecto entre los nuestros. Si bien la ola de calor no es tan exagerada como la pintan en la tele en esta zona, bien es cierto que cada 2 por 3 se para para beber (en el futbol moderno se llama: pausa de hidratación). Tras la sudada, duchas y cena. Fuimos listos y bajamos pelín antes. No cola, no problems...

De 7 a 8 estuvimos con algún jueguecillo malévolo, rematando el de la pinza, escuchando a uno a gritos lo mucho que le gustan las tostadas del desayuno y atendiendo preguntas y demás. A las 8 al Ocean: clase de danza, quiz, y sobre todo...socialización internacional. Algunos hacen como si fuera una colección: ya tengo 2 franceses, 3 saudíes, una italiana...

No había quien los metiera en la cama. Vaso de leche con las dos variedades de Nesquik : chocolate y fresa, y las consabidas galletas. EL Martes estrenamos nueva variedad: Nesquik Banana...ya contaremos...

Todos durmiendo, el erizo que vive por aquí también, todos? ...Seguro que Willy Wonka anda dando vueltas al campus... (acabo de acordarme...el cementerio). Igual está en el cementerio (para llegar al campus se atraviesa por todo el medio un cementerio inglés...).

Arturo, los Miniwin-zri, dos caballeros de la mesa redonda y Willy Wonka y su chándal

< <
> >
Buscar
Generic filters

X