XXV Aniversario de COU de la promoción 1990-91


El sábado, 16 de abril era el día señalado para el esperado encuentro de los antiguos alumnos de la promoción de COU 1990-1991. Celebraban el XXV aniversario de su último curso en el colegio. Más de 60 antiguos alumnos se sumaron a la fiesta. Las redes sociales sirvieron para ampliar la noticia y facilitar el encuentro. En Facebook aparecieron fotos “históricas” de sus años del colegio que fueron caldeando el ambiente y animando a reencontrarse. El padre Javier Jiménez se desplazó desde Monteagudo: no en vano fue tutor varios años de uno de los grupos.  Y el padre Paciano, de paso por el San Agustín, se acercó a saludarles.

 

El venir, una alegría

Las 11 de la mañana fue la hora señalada para iniciar la jornada. En vista de la lluvia torrencial, el plan A que consistía en una visita por los exteriores del colegio se sustituyó por un plan B que resultó más enriquecedor y emotivo. Reunidos en el Salón Rojo, cada uno de los asistentes dibujó una sencilla semblanza de su situación actual profesional y familiar. Pasión de padres y madres: al hablar de su familia, para todos sus hijos eran los más guapos y maravillosos. Más de uno y de dos se emocionaron  y todos mostraron su alegría para haber vuelto a su colegio. De “subidón” calificó más de uno la impresión que recibieron al cruzar el umbral de recepción en el momento de su llegada.

Del Salón Rojo nos trasladamos a la guardería, situada en la planta baja del pabellón de la comunidad y absoluta novedad para ellos, y desde ahí, al jardín exterior desde el que  contemplamos el piso  destinado a religiosos asistidos. “De pequeño una mañana, me trajeron al colegio…” coreaban al posar para una de las muchas fotos que fijaron el encuentro para siempre.

El padre Jubera encabezó una larga hilera que nos condujo a la iglesia y al salón de actos. En el recorrido se nos unió Ventura Alonso, un profesor muy querido por esta promoción. La iglesia fue recordada como escenario de su primera comunión y en su reconversión en un improvisado polideportivo.

“Ya no quedan en Valladolid teatros como éste”, comentaba más de uno al entrar en el salón de actos, embellido recientemente en su entrada. “Y  aquí el Hno. Enrique nos servía las chucherías en la sesión dominical del cine”, recordaban varios señalando el mostrador en el espacio debajo de las escaleras.

 

Eucaristía emotiva

Al entrar en la capilla, Julio Vallés recordaba: “bajábamos a misa los lunes”. Fue presidida por el padre Jubera con la asistencia de varios religiosos de la comunidad. El relato de los discípulos de Emaús le sirvió para una reflexión sobre el itinerario personal de la fe desde su etapa del colegio hasta su situación actual. Tuvimos un recuerdo emocionado de los padres de los antiguos alumnos fallecidos, de los compañeros de promoción que nos han dejado: Manuel Álvarez Alfageme, Alicia de Francisco, Óscar Rebollo, Raúl Oscar Martín, Ismael Gallego y también para Tomás Sanz, profesor y director del colegio, en el día del aniversario de su fallecimiento.

El padre Juan Luis, director titular del colegio, saludó al  final a los presentes, mostró su alegría por encontrarse con antiguos alumnos y les animó a mantener vivo el legado que aquí recibieron.

 

Ambiente familiar en la comida

La empresa que sirve al colegio y a la comunidad fue la encargada de la comida en los comedores del colegio. Tras la bendición, un brindis  por los presentes y por los ausentes dio inicio a un comida que resultó abundante  y del agrado de los comensales.

Al finalizar la misma, los chicos de Alarva obsequiaron a los presentes con una copa y aprovecharon de paso para hacer propaganda de la asociación de antiguos alumnos y captar socios para Alarva.

Ya en un plan más informal, los asistentes se fueron juntando en pequeños grupos en una tertulia animada que fue subiendo de tono.

 

Fotos del pasado… y vuelta a clase

Tras la tertulia, después de la comida, nos trasladamos de nuevo al Salón Rojo. El padre Jubera había preparado una amplia colección de fotos de su vida en el colegio: las fotos de todos los grupos y cursos, fotos significativas del deporte y viaje a Italia, de profesores conocidos por ellos…

La lluvia se dio un respiro y pudimos visitar el polideportivo desconocido para muchos de ellos y que provocó más de un comentario de admiración. De allí, al huerto escolar y el frontón: más de uno recordó un rincón, el lugar natural y habitual de los pitillos clandestinos.

No podía faltar la visita a las aulas, hábitat natural del colegio y el lugar más comentado y con más sabrosas anécdotas. No sólo se sentaron en los pupitres de las clases de COU, sino también se acercaron a sus clases de bachillerato. Una vuelta a la adolescencia

 

Sin prisa para marchar

Eran las 19 horas  de la tarde y había concluido el programa del día, pero gran parte de los asistentes prolongaron su estancia en el hall. No había ninguna prisa por marcharse.

Muchos de los asistentes han manifestado por correo electrónico su agradecimiento por esta oportunidad magnífica para revivir emociones, reencontrarse con su pasado, con compañeros y profesores.

“El San Agustín en el corazón”, resumía un email.

No hay ninguna galería seleccionada o la galería se ha eliminado.

< <
> >

Curso de tablets para profesores

Los profesores del colegio se están preparando a conciencia para dominar el manejo de las ...

Te interesa...

Buscar
Generic filters

X