Colegio

San Agustín

agustinos

recoletos

Valladolid

Colegio

San Agustín

Valladolid

Bruselas 4ª: Leopoldo, Antonio y los europarlamentarios

Todo lo hizo Leopoldo II y la culpa de todo fue de Leopoldo II, esa es la conclusión de la mañana de ayer. Echaos un vistazo a la historia de este tío y veréis lo zumbado que estaba: incluso tenía un zoológico propio de humanos.

Desayuno histórico con algunos en pijama a las 7 y a las 8 todos rumbo al metro. Como era Domingo no había jaleo y se hizo en un pispas. Nos bajamos en Trone (parada de metro junto al chalet adosado de Leopoldo II llamado Palacio Real) y andando hacia las instituciones europeas. Llegamos con tiempo para ver los alrededores del Parlamento, Jardín de los CIudadanos y disfrutar del solillo que había en la puerta del Parlamentarium.

A las 10 en punto entramos en el Parlamentarium. Es un museo interactivo donde te van contando la historia de Europa, formación de la UE, como funciona el Parlamento… Dos horas se tiraron los chicos sin rechistar aprendiendo la historia, jugando a ser europarlamentarios y dejando mensajes de futuro para Europa. TOdos salimos con conciencia más europeísta; como dijo un alumno: “a ver si resulta ahora que lo de Europa sirve para algo”.

Apareció nuestro pintoresco guía y empezamos el recorrido de las posesiones de Leopoldo II: sus palacios, jardines, etc. Pasamos por el Monte de las Artes, lugar donde se reunen varios museos y rematamos en el Palacio de Justicia (también de Leopoldo, claro).

Donde la noria permanente que hay (esa no es de Leopoldo), bajamos en un ascensor urbano al barrio de Marolles. Antiguo barrio judío desalojado durante…ya podéis imaginar cuando. Después se llenó de españoles durante los años de Franco y hoy es un barrio bohemio lleno de artistas, tiendas de antigüedades con un eje central, “El mercado de las pulgas”, lugar de venta de cosas de todo tipo con más de un mes de antigüedad. Ahí, nuestro compañero amante de las antigüedades se nos perdió…logramos recuperarlo para el mundo real una hora más tarde.

En la estación Sur paramos a comer y metro rumbo al Atomium. Monumento que nuestros chicos/as bautizaron como Antonio, y así nos tuvieron toda la tarde: Antonio para aquí, Antonio para allá, Toñín y las bolas, etc… podéis imaginar. Fotos atómicas por doquier. Apareció la lluvia y poco más podíamos hacer. Vuelta en metro al hostel. Cena a las 7 en los alrededores (muchos se compraron la cena para después por lo del horario) y a las 8’30 iniciamos el recorrido histórico nocturno que no vimos el día anterior. Manenken Pis y sus historias, Palacio de la Bolsa (no quedó claro si Leopoldo tuvo que ver), Galería Hubert, La estatua de Everald que hay que manosear y por supuesto otra vez Grand Place.

Vuelta y a dormir. Un gran día belga entre Antonio, Leopokldo y los futuros Europarlamentarios que llevamos a cuestas. Todos sanos y salvos en la cama… esperemos

Brujas y Gante nos esperan…creo que con lluvia. Seguiremos informando.

P. Dumbledore