Colegio

San Agustín

agustinos

recoletos

Valladolid

Colegio

San Agustín

Valladolid

Oporto 1: Policía de Turismo (día 3)

Es, sin lugar a dudas, uno de mis hobbies: conocer comisarías o policías del mundo. En Inglaterra ya tuve la experiencia de quedarme encerrado en una comisaría de policía (ahí nos conocimos bien), en Bélgica la policía nos echó el alto por cruzar un semáforo en rojo, en España quién no ha tenido alguna aventurilla…y me faltaba Portugal. Reto conseguido. Hoy hemos pasado, un/una alumno/a y yo un rato conociendo a lo que en Portugal se llama Policía de Turismo y disfrutando de su preciosa comisaría. Como podéis imaginar la Policía de Turismo (como aquí la llaman) trata los problemas de los turistas (es decir, que el que te atiende habla algo de español, inglés, francés e incluso hindú). Claro que cabría pensar que la comisaría de Turismo está en torno a las zonas turísticas…pues no. Está en el otro extremo. Será para que no des la tabarra digo yo.

Como contaba en el capítulo anterior,  ayer tuvimos virus DNI y alguien perdió la mochila con DNI, Pasaporte, dinero, permiso de menores y un zumo. Hoy, tras el desayuno, nos hemos ido los 2 en un Uber, pero que se llama Bolt aquí, a la comisaría en cuestión. Tras 20 minutos de viaje allí nos hemos plantado y justo al entrar nos encontramos a 7 policías rodeando a un hindú por no se qué problema. Ambos, asustadillos, nos hemos ido a la esquina contraria hasta que nos han atendido. El hindú acabó lo que fuera y se fue.

Muy amablemente nos han atendido y…de repente…bronca al profesor (qué raro). Que si el permiso de menores lo tiene que tener el profe (a mi se me ocurrió llevarle la contraria…ya lo sé…soy tonto), que por qué no tenía yo una fotocopia del carnet, que por qué llevaba el pasaporte si no es necesario…bueno, bueno…yo me veía entre rejas. Pero se le ha pasado de repente y ha seguido su lento rellenar de informe-denuncia informático. Listo, firmado y sellado. Te puedes marchar. Profe respira… ¡soy libre! La verdad es que la atención ha sido exquisita y de allí nos hemos ido con una denuncia en portugués que no entendemos. Mi más sincero agradecimiento al policía que nos atendió, a pesar de la bronca. Gran servicio el que presta la Policía de Turismo. Pues nada, a buscar a los otros al otro extremo. Esta vez…metro…hay uno/a de 1º que se ha recorrido más de medio Oporto en metro. Hala, premio por perder las cosas. Y premio para mi, amplío mi colección de policías…

Hoy seguía lloviendo…pero de otra manera. Se presagiada el final de la lluvia. Aún así…la mitad del día calados. A las 10 estábamos con todos. Han visto la Torre dos clérigos (les ha encantado o eso dicen) y han hecho un intento de acercarse a la Librería Lello. Imposible, petada. Hemos vuelto a Sao Bento, de ahí a la catedral y hemos iniciado la bajada al puerto. Seguía lloviendo…a punto hemos estado de no coger el barco por la lluvia. A las 12:20 salía el barco con todos para ver los 6 puentes de Oporto. A las 13:10 atracaban de vuelta. Todos sanos.

Comida en los alrededores y de repente…HA SALIDO EL SOL…sin avisar. Increíble, el sol existe. No obstante tras la comida hemos vuelto al albergue porque estábamos calados y había que cambiarse. Después rato de compra de souvenirs en el centro (sigue sin llover) y a cenar (oye, que no llueve). Cena y rato en el río Duero para empezar a despedirse.

Hoy ha ido la cosa mejor. Ya de inicio la Torre dos Clérigos les ha encantado y el hecho de ver el Sol ha contribuido a elevar el espíritu que creíamos perdido. De hecho hemos comentado que ya daban por hecho lo de llover y se habían adaptado a vivir con lluvia. Sol, ya podías haber aparecido antes.

Mañana Aveiro y vuelta. Seguiremos informando. Yo mientras tanto le daré vueltas a mi nuevo libro: “Policías del Mundo”

P. Dumbledore