Colegio

San Agustín

agustinos

recoletos

Valladolid

Colegio

San Agustín

Valladolid

Oporto 1 y 2: “unos que vienen y otros que se van…” (días 4 y 1)

A que va a tener razón Julio Iglesias…con aquello de…(inciso: canción para octogenarios con problemas de tecnología, tal y como me define una compañera…)…con aquello de: “unos que vienen y otros que se van, la vida sigue igual”. Y así definiría mi situación esta mañana. A las 8:30 me he despedido en el desayuno de unos y cuando me he querido dar cuenta estaba haciendo lo mismo que el Viernes pasado por Braga. Llevar un grupo de alumnos de aquí para allá. Que sensación tan extraña. Me he sentido guía escolar tipo free tour (estos no me han dado propina) y hasta me ha parecido que un policía de Braga me reconocía de hace unos días (le pregunté por una calle). Habrá pensado …este tipo está pirado. Enseña la ciudad siempre seguido de mogollón de niños. Conclusión: se va un grupo, viene otro…la vida sigue igual. Estoy desvariando, como se nota que llevo 13 días en portugal…se me va la olla. Nada, a lo que interesa…

Los que se van…

Pues desayunaron, se fueron a Aveiro y a las 10:45 ya estaban montados en los barcos navegando por los canales. Hoy superfelices porque todo era con sol. Atras quedaban las lluvias de los últimos días. Tras la vuelta en barco y vueltecita pueblo…para casa majos. Comida ya en España y a las 18:45 en el cole. Atrás han quedado miles de aventuras, en este caso, todas pasadas por agua. Superbien los chicos porque la lluvia ha hecho que las pasaran canutas. Creemos que han disfrutado pero en este caso más de su convivencia que de Portugal en sí porque la lluvia lo ha impedido. Enorme el trabajo realizado por mis compis Raquel y Beatriz que no han sucumbido nunca al poder del agua y han tirado constantemente de unos y otros. Genial el trabajo hecho por nuestros monitores de ayuda, Diego y Lorena, que se han desvivido en todo momento por los chicos. Vaya 4 compis de viaje me he echado. Mil GRACIAS.

Los que vienen…

Salieron a las 8:30 (habitual jaleo de tarjetas y DNI) pero a las 12:45 portuguesas entraban en Braga. Y vuelta a empezar, pero esta vez con sol. La vida sigue igual, pensé. Esta vez hemos podido hacer muchas fotos y los chicos han visitado más extensamente la ciudad. Vuelta al bus y comida al pié del Santuario del Bom Jesus. Subida de la escalinata tranquila, un helado arriba (esto me da vergüenza escribirlo por si lo leen los que acaban de marcharse) y bajada de escaleras. Rumbo a Do Dragao. Explicación de estructuras de nuestro especialista, algún comentario futbolístico y al centro comercial (esas patatas fritas o chuches para la recena en la habitación…).

A las 18:30 entrábamos en el albergue y a las 19:30 cenando. Bacalhau con patatas y lechuga. Yo digo que estaba riquísimo pero seguro que los chicos dicen lo contrario, en fin, lo de siempre. Paseo por el Duero hasta la desembocadura, fotos nocturnas, conversaciones eternas…a las 11 en la cama… más o menos.

Mañana toca Oporto turístico total y Guimaraes. A ver cómo nos va. Los chicos durmiendo y yo empezando a vislumbrar el final de la aventura portuguesa…solo me quedan 3 días…

P. Dumbledore