Colegio

San Agustín

agustinos

recoletos

Valladolid

Colegio

San Agustín

Valladolid

Oporto 2: Joselu, una ardilla y un avión (día 3)

Lo peor de un viaje con chicos de esta edad es que te toque por medio una Eurocopa, Mundial, Champions…o que juegue el Real Madrid. Cada gol del Madrid se han puesto como salvajes a gritar corriendo de lado a lado como poseídos por espíritus malignos y regalando gritos y berridos a todos los transeuntes. Socorro, que casi hay prórroga.

La mañana empezó como siempre. Luego fuimos a ver lo que nos quedaba según grupo (estación Sao Bento, Catedral…). Sin duda el protagonista del día ha sido el puente Luis I. Le hemos pasado por arriba, por abajo, explicado su construcción, revisado cada remache para que no se caiga…

A las 11:20 embarcábamos para hacer el crucero de los 6 puentes. Alguno ha aprovechado a echar una cabezadita. Tras el paseo en barco a comer en la zona del muelle. Hoy apretaba mucho el calor (vaya contrastes me ha tocado vivir aquí) y se ha notado. Nos costaba movernos. A las 2 y media, con el sol dando caña hemos iniciado la ascensión del Tourmalet hasta llegar a la Rua Santa Catarina, famosa por sus tiendas y que incluye uno de esos monumentos internacionales que nuestros alumnos siempre quieren visitar: “el centro comercial”. A las 6 al bus, preparación de maletas, cena (hoy espaguettis con carne, han comido mejor) y a las 8:30 al parque de lo que hoy he bautizado como parque de las “ardillas ratoneras” (leer hasta el final). Allí, unos viendo de manera “pirata” el partido, otros con retos, otro ha inventado una nueva prueba de atletismo (la croqueta de longitud, consistente en tirarse rodando por la montaña y medir cuanto llegas…) Menos mal que no ha habido prórroga. Reparto de chuches a las 3 clases y vuelta para dormir. A ver qué tal la última noche.

Esto de vivir tantos días en Portugal creo que me ha trastornado. Y no por el sitio y sus habitantes que son encantadores. Veo cosas raras y tengo poderes extraños. Hoy he visto un cartel que ponía “observatorio de Aves” y me he acercado a ver qué era eso. He vuelto tan contento y les he dicho a mis compis que fueran a verlo porque había muchos patos salvajes y además una ardilla. Para allá que se han ido y han vuelto muertos de risa: “Así que una ardilla, eh? Mira el vídeo”. Jolines, era una rata de tamaño XL… A este error garrafal de conocimiento del medio hay que sumarle que me he vuelto adivinador de aviones (en esto tienen culpa mis compis del turno anterior). Pasa un avión y juego a adivinar la compañía y su procedencia (estamos justo en la línea donde los aviones inician el descenso para aterrizar). Pues he acertado la compañía ya en más de 5 ocasiones…y una procedencia. Puff chato, creo que necesitas volver cuanto antes… esto no es normal. 15 días y falta 1. Ánimo.

Todos bien. Mañana Aveiro y para casa

P.Dumbledore