Colegio

San Agustín

agustinos

recoletos

Valladolid

Colegio

San Agustín

Valladolid

Viaje a Lisboa 2º ESO: turno 1

¿ A cuánto está el Gran Valladolid de aqui ? Yo que me preparaba a dar una contestación de sabiduría geográfica de gran calado con km y metros exactos me puse a calcular distancias hasta que caí que lo de “gran Valladolid” no iba en la conversación con sentido “exalta-patria”; el fulanito en cuestión había visto un campo de futbol de arena en la playa solo para él y preguntaba retóricamente por un bazar para comprar un balón… y yo que pensaba que estaban interesados por la cultura, el viaje, la geografía…ayyyy. Pues encontraron el balón y allá estuvieron rebozándose a patadas en la arena delante de las impresionantes vistas de la costa atlántica.

Vaya jaleo que hemos armado con esto de hacer dos viajes casi seguidos a Lisboa. No se puede describir el viaje a fin de no descubrir a la siguiente tanda ciertas cosas…claro que el Lunes en clase pasará la información de unos a otros y vete tu a saber de qué manera. Para colmo el estreno de nueva web nos ha jugado una mala pasada y no hemos podido publicar día a día. En fin, haremos un resumen e intentaremos andar más listos la próxima vez.

Escogimos el modo “vuelo directo” para ir a Lisboa, es decir, tu te subes al bus con “todo hecho” y no paras hasta que no queda más remedio. Tiene una ventaja, que como hay que atrasar la hora, llegas a comer a Caparica Beach (Playa de Caparica), frente a Lisboa. Uno piensa en lo bonito que queda comer en la playa, las vistas, etc…pero entre el futbol y el mal tiempo (lluvia con viento, viento con lluvia, etc…) la cosa queda un poco descafeinada; pero vimos el Atlántico…hay queda.

Después al albergue y reparto de habitaciones. Que si la mía es grande, la mía no, que si la terraza se comunica con mis vecinos… tanto fue el afán de comunicarse entre terrazas que uno acabó visitando la habitación de otro que no era de nuestro grupo: momento “dios que vergüenza, tierra trágame” más la consabida retahíla de los profes… Pasado el momento “conoce tu habitación y las de los demás” a cenar: como ya sabíamos, los espaguettis no tuvieron el éxito soñado… como los de casa ninguno. Tras la cena empezó la aventura: bus a Restauradores, andando a Plaza de Comercio, cursillo de cómo moverse por el centro de Lisboa y cursillo transporte. Cómo viajar en metro, cómo viajar en tren. Y no quedaba más remedio que ponerlo en práctica porque a esas  horas el bus ya no puede moverse. Sobresaliente a todos. Último cachito andando para llegar al albergue pelín cansados. Rato de ruidos y portazos…y amenazas claro…silencio…por fin.

El segundo día transcurrió según lo previsto: desayuno, bus a Restauradores (plaza emblemática Lisboeta), Plaza del Comercio, visita Arco de Rua Augusta, subida Catedral, visita al Castillo tras infinita ascensión…vuelta para abajo y comida. Tren a Sintra, asceensión a Quinta da Regaleira y visita: el Pozo de iniciación nunca defrauda. Ratito en plaza de Sintra y descenso al tren. De Sintra a Parque de las Naçoes. Cena, bus y albergue…con sorpresa: había otro grupo de chavales pelín mayores a estos. Rato de Psicosis: que si me han mirado, que si han tocado la puerta, que si me han apuntado con la linterna…que si tengo miedo a ver si me hacen algo…para troncharse. Al final silencio y noche más o menos tranquila para ambos grupos y  sus sufridos profesores.

El tercer día fue rodado…se nota la experiencia. Bus a Belem y visita a Monasterio Jerónimos y Torre en un pis-pas…si,si majos, no había colas. También nos dió por interpretar la estatua de los mártires de la Patria y después a comer. Aquí se nota ya el momento “inmersión lingüística y cultural”. Una gran mayoría siente curiosidad por los platos portugueses y degustan francesinhas, bacalhaus con nata, renegocian los precios…en fin…ójala pudiérais verlo. También compraron pasteis de Belem pero desconozco el estado en el que llegarán a casa… Andando hasta el Puente 25 de Abril que hay un ascensor que te sube hasta arriba y las vistas son preciosas…je,je…el ascensor estaba estropeado….26 pisos de escaleras para arriba y otros 26 para abajo. Obviamente subieron los más aventureros entre los que no me encuentro… Intento de tranvía (estaban petados y solo lo pudieron coger la mitad) y bus al centro (la otra mitad). Sorpresa, hay obras y te deja a mitad de camino…pues nada, a andar, total solo llevamos hoy 15Km a pie y 26 pisos de escaleras (datos sacados de uno de esos fastuosos relojes que te cuenta todo lo que haces con tus piernas cada día). Tiempo de compras y regalos…cena y al bus para volver al albergue. La espera del bus resultó algo tensa…pero esto ya os lo habrán contado… Noche tranquila.

El último día se nos torció porque no se podía subir al mirador del Cristo (tipo Río de Janeiro o Palencia pero de tamaño medio…digamos que entre una XL y una M. Y vuelta al modo “vuelo directo” pero con parada para comer. Llegada según lo previsto. Algún catarrillo se avecina (mucho cambio de temperatura, humedad, lluvia, calor en las subidas…) pero todos bien.

Atrás quedan anécdotas curiosas para contar: cómo sacar una Lisbon Card, el grito Cultura Clásica, el salero para Jerónimos… seguro que la semana que viene van apareciendo. Gracias a todos por vuestro comportamiento, gracias Manuel, gracias Irene, gracias Lorena y  gracias Sofía…¡qué fácil lo habéis hecho! Todos los trabajadores de ViajesSanAgus os agradecen la dedicación y buen hacer. Nos vemos la semana que viene

P. Dumbledore y asociados

       

Últimas noticias